Sebastián Sánchez: “Dylan es mi antítesis | EL UNIVERSAL

0
7

La vida de Sebastián Sánchez siempre ha estado marcada por la actuación y la magia de las cámaras. Aunque sus padres quisieron llevarlo a otros destinos, siempre optó por ser actor y ahora ve los frutos de su sacrificio.

El tolimense interpreta al adolescente Dylan en la novela ‘Un bandido honrado’, de Caracol, personaje que despierta muchos sentimientos en los televidentes y que le abre las puertas de los hogares colombianos todas las noches. Dylan es un chico rebelde, hijo del protagonista de serie -Emilio Ortega- y que siempre se mete en líos. “Desde niño supe que quería ser actor, hice un taller en Bogotá y luego estudié Cine y Televisión. Después me dediqué a los estudios y me olvidé de la actuación. Conseguí un trabajo en un Call Center, pero no era lo mío”, dice el actor que visita por estos días Cartagena ya que tiene familiares en el barrio El Bosque.

“Al principio mi papá no quería que fuera actor, aunque él en su niñez lo fue. En cambio, mi mamá, quien también es actriz, me apoyó mucho. Ellos me cuidaban de los peligros que hay en la industria. En agosto de 2018, me llamaron para un casting y mi mamá fue la que me preparó, fue difícil pero al final quedé. Darle vida a Dylan es complejo porque es una persona muy diferente a Sebastián”, apunta. Confiesa que a veces detesta a Dylan… “Es caprichoso, manipulador y mentiroso, pero me enseñó a no ser como él, es mi antítesis”.

“Cuando voy por la calle muchos me piden fotos, me dicen que les gusta mi personaje; otros me hablan con rabia, me dicen que ‘no sea tan malo’ y cosas por el estilo, eso significa que estoy logrando conectar a las personas con lo que quiero mostrar”, cuenta. “El elenco es lo máximo, somos una familia, nos ayudamos entre todos. Han sido mis maestros, les debo mucho”, señala.

Ahora disfruta de su trabajo en la serie. Su presencia causa furor en los niños que se divierten con las ocurrencias de Dylan. También hace contenido para sus redes sociales, tiene miles de seguidores, y espera un nuevo reto en otra producción.

Dylan, el hijo mayor de Ortega, gordito, no tan bien parecido, su fuerte no es la neurona. Es un adolescente que anda creyéndose y queriendo ser adulto y tiene un conflicto de vida muy grave: no se resigna a que no sean de vida fácil. Mientras su padre está en la cárcel, evento que lo afecta muchísimo, las cosas más o menos se sostuvieron y Dylan sueña que su padre saldrá de prisión, volverá a los negocios y él será su heredero.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí