New Amsterdam – Serie – decine21

0
12

Serie médica hospitalaria inspirada en la experiencia real del doctor Eric Manheimer como director médico del neoyorquino Bellevue Hospital, que ha dejado consignada en su popular libro “Doce pacientes”. Este hospital, de titularidad pública, es el más antiguo de Estados Unidos, y fue fundado en 1736. La serie transcurre en la actualidad, y se cambian las identidades del hospital, que pasa a ser el New Amsterdam, y de su nuevo director, ahora el doctor Max Goodwinn.

Por supuesto, la trama recuerda a otras populares series de este subgénero dramático, como Urgencias o House. Aquí la novedad principal estriba en las enormes dimensiones del hospital, y la variedad de sus pacientes, pues al estar en Manhattan igual acoge a inmigrantes que a dignatarios de la cercana sede de la ONU. El punto de partida es la llegada de Goodwinn al New Amsterdam, recién contratado, un hombre dinámico, que siempre plantea la pregunta “¿En qué puedo ayudar?”, que considera que también deben hacerse todos los empleados del hospital, desde médicos a celadores y responsables de la limpieza. Desde el principio supone un revulsivo, pues despide a los médicos cardiólogos que han priorizado la consigna de engordar las facturas de los pacientes, antes de la que de procurar atenderlos y curarlos del mejor modo posible. Otros médicos, como Lauren Bloom, de urgencias, Iggy Frome, psiquiatra, Floyd Reynolds, cirujano cardiovascular, o Vijay Kapoor, neurólogo, con más o menos confianza y escepticismo, empatizan con la idea de mejorar el sistema y dar lo mejor de sí. Tocará lidiar con los gerentes y patronato del hospital. Además, Goodwinn debe aceptar que tiene un cáncer de garganta, hecho que no se atreve a comunicar a su mujer, con un embarazo complicado, y que ha tenido que aguantar la hiperactividad profesional de su esposo.

La serie sabe combinar, como es tradicional, los problemas personales del personal sanitario, con los distintos casos de los pacientes que ingresan en el hospital. Quizá exagera un poco en la capacidad del protagonista de estar en todas partes con su pijamilla de doctor, al tanto de todo lo que ocurre en el hospital, pero es una convención de médico superdoctor que funciona.

David Schulner, creador de la serie a partir del libro de Manheimer, y su equipo de directores y guionista, sabe imprimir un ritmo brioso a la narración, con los doctores moviéndose a toda velocidad por los pasillos al estilo de El ala oeste de la Casa Blanca, y acompañando la banda sonora con elementos de percusión de jazz que se revelan muy adecuados. El reparto, compuesto de actores no excesivamente conocidos a los que encabeza Ryan Eggold, cumple bien con sus papeles.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí