El caso Alcàsser – Serie

0
15

Primera serie documental de Netflix en España, que consta de cinco capítulos de una hora de duración. El realizador León Siminiani ha dispuesto de un presupuesto mucho más amplio que en su personalísima y sorprendente Apuntes para una película de atracos, para reconstruir a fondo uno de los asesinatos más mediáticos de la historia reciente de España. Como recordarán perfectamente la mayoría de españoles con la edad adecuada, Míriam, Toñi y Desirée, adolescentes del municipio valenciano de Alcasser, desaparecieron la noche del viernes, 13 de noviembre de 1992, cuando acudían a una fiesta en Picasent, una localidad cercana. El 27 de enero, un apicultor descubrió sus cadáveres. La autopsia puso de manifiesto que las chicas habían sufrido abusos sexuales, y aunque uno de los presuntos culpables, Miguel Ricart, fue juzgado y condenado a prisión, el principal autor de los hechos, Antonio Anglés, logró escapar y hoy en día continúa en paradero desconocido.

Simiani ha seleccionado el principal material audiovisual de la época, gran parte de él prácticamente inédito, como por ejemplo algunos fragmentos del juicio, y ha entrevistado a cuantos familiares, testigos e investigadores se han prestado hoy en día a colaborar; impresionan sobre todo Fernando García, progenitor de Míriam, porque en su momento estuvo muy activo en los medios, y Kelly, hermana de Anglés, que describe muy bien a su peculiar clan. Se reconstruyen minuciosamente los hechos, con vocación de objetividad, pues aunque el propio Simiani, fiel a sí mismo, aparece en pantalla, junto al productor Ramón Campos, se limitan a hacer preguntas, a aclarar cuestiones o a recorrer con su equipo la zona donde murieron las niñas, en la parte más dura de este trabajo. No hace falta una representación con actores para hacerse una idea del terrible final de las secuestradas.

Por lo general, aunque no se oculta que se trató de un asesinato bastante sórdido, se ha logrado sortear bastante bien el morbo. Y se dedica gran parte del metraje a criticar a la telebasura de la época. Salen muy malparada sobre todo Nieves Herrero, con su “De tú a tú”; las imágenes de su directo desde el pueblo la noche en que se habían encontrado los cuerpos hablan por sí solas, no se entiende cómo en la época no suscitaron un gran rechazo las preguntas malsanas a quienes acababan de perder a sus seres queridos violentamente, seguidas de cortinillas con música alegre para pasar a publicidad; en menor medida también se señala al mejor profesional Paco Lobatón, de Quién sabe dónde, si bien éste no llegó al mismo extremo, y aparece en pantalla, reconociendo que no lo hizo del todo bien.

El primer capítulo, que resume los principales acontecimientos, tiene más interés que el resto. Sin embargo, los otros cuatro enganchan hasta el final, centrándose en la investigación; no se ocultan las teorías no oficiales de García, y otras personas, que han puesto en duda los datos oficiales, argumentando sobre todo una autopsia bastante dudosa, lo que podría apuntar a que se estaba protegiendo los intereses de poderosos implicados en el asunto, que podrían haber ayudado a Anglés a poner tierra de por medio o habérselo quitado de en medio. Acaba con un alegato feminista que se antoja un tanto oportunista, lo que no enturbia un trabajo memorable.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí